jueves, 10 de marzo de 2016

SABIAS QUE LA DESCONFIANZA Y EL PESIMISMO AUMENTA EL DOLOR.


Resultado de imagen para desconfianza pesimismo


La salud emocional es un tema que debemos abordar en nuestro tiempo, puesto que es de suma importancia para el buen equilibrio entre mente y cuerpo.

Nuevamente la ciencia ha logrado demostrar el mecanismo neurobiológico de lo que nuestros ancentros han sabido desde la antigüedad: los pensamientos negativos impiden que una sensación de dolor desaparezca o se reduzca, incluso después de la ingesta de medicamentos. El fenómeno se denomina nocebo, que en latin significa “haré daño”.

Por supuesto, el responsable de esta acción maliciosa no es precisamente una deidad o espiritu maligno. Es el cerebro quien, en presencia de ideas pesimistas o de desconfianza, activa ciertas extructuras vinculadas con el dolor, como el tálamo, la ínsula y la corteza samatosensorial, así como la amigdala cerebral y el cuerpo estriado ventral, relacionadas con la ansiedad, el miedo y otras emociones.

El investigador emérito del Centro de Biofísica y Bioquímica del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), Horacio Venegas, explicó que la ansiedad incrementa los niveles de adrenocorticotropa (ACTH), hormona producida por la hipófisis en la base del cerebro. Y la ACTH, a su vez, aumenta la secreción de otra hormona, el cortisol, sintetizada por las glándulas suprarenales como respuesta a situaciones de estrés.

¿Cúal es la conexión entre los altos niveles de ACTH y cortisol y la elevación del dolor? Según Venegas, “cuando el órganismo entra en un estado de ansiedad debido a una expectativa pesimista, las neuronas del sistema nervioso central liberan colecistoquinina (CCK), hormona que contrarresta el efecto analgésico de los opioides endógenos y de esta manera aumenta el dolor”, dijo.

DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA.

El nocebo es opueso al placebo (que en latín significa “agradare”). Ambos procesos son creaciones mentales y, como tales, ocurren por la activación de las neuronas o células nerviosas del cerebro. En el nocebo parece jugar un papel muy importante la colecistoquinina de las neuronas del cerebro medio, ubicado dentro del cráneo a la altura de la nuca.

El placebo, por el contrario, genera analgesia, es decir, menos dolor, ya que se activan las sustancias analgésicas creadas por el propio cerebro (los llamados opioides endógenos), gracias a una expectativa esperanzada. En este caso, juegan un papel muy importante las neuronas del lóbulo frontal del cerebro, ubicado justo por encima de los ojos.

Experimentos con sujetos recién operados o con individuos sanos han demostrado que el efecto nocebo existe y puede ser determinante para la salud. No obstante, las investigaciones psicológicas, farmacológicas e imaginológicas aun son incipientes, a diferencia del efecto placebo, cuyas bases neurológicas han sido descrita con presición.

Si las condiciones de un recinto haspitalario no son óptimas en cuanto a higiene, atención del personal o alimentación, la expectativa del paciente sobre la efectividad del tratamiento en ese ambiente será pesimista, por lo cual causará ansiedad y efecto nocebo”, señaló el investigador del Ivic, Horacio Venegas, quien además es miembro de la Academia Nacional de Medicina.

El dolor es una sensación perfectamente normal pero también es un indicativo de que algo fuera de lo común sucede en nuestro organismo. La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor lo define como “una experiencia sensorial y emocional desagradable que se relaciona con un daño tisular real o potencial, o que se describe en términos de ese daño”. El dolor, por lo tanto, es una alarma que protege a la persona contra agentes patológicos.

El dolor índole multidimensional , ya que en sus génesis participan factores sensoriales, fisiológicos, cognitivos, afectivos, conductuales y espirituales. En este sentido, “se necesitan enfoques muy variados para entender su complejidad, así como los abordajes múltiples para su efectivo tratamiento”, aseveró.

La expectativa pesimista generadora de la hiperalgesia por nocebo no se limita a la inseguridad o recelo hacia determinado fármaco, terapéutica o personal médico. Según Venegas, también puede originarse por efectos depresivos, creencias religiosas, perjuicios o manipulaciones como la brujería y el vudú. Para bien o para mal, la mente es capaz de influir sobre el bienestar del ser humano.


En esto pensad.



JAIRO OBREGÓN

10/03/2016

Maracaibo, Venezuela

 
 
http://www.correodelorinoco.gob.ve/salud-publica/sabias-que-desconfianza-aumenta-dolor/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario