sábado, 21 de septiembre de 2013

El Gas de Esquito: ¿Causará impacto Geo ecológico?




     Este es un tema para los expertos en la materia, la cual ha entrado en una fuerte discusión para el eco—sistema y la vida en el planeta. Aunque no soy ingeniero en gas, ni nada parecido, como educador me veo en dar una alerta ecológica porque lo que está en peligro es la continuación de todos los que vivimos y respiramos en la Tierra, que es nuestra Pacha Mama a la manera indígena del altiplano andino.

      El gas de Esquito, también conocido como gas de lutita o gas pizarra (en ingles: shale gas y en francés: gaz de schiste), es un hidrocarburo en estado gaseoso que se encuentra en las formaciones rocosas sedimentarías de grano muy fino. Este tipo de gas natural se extrae en zonas profundas en terrenos donde abunda el esquito, la lutitas o las argilitas ricas en materia orgánica. El interior rocoso del esquito presenta baja permeabilidad, lo que impide su ascenso a la superficie. Por ende, para la extracción comercial de dicho gas, es necesario fracturar la roca hidráulicamente.

     Recientemente, a partir del 2010 el gas de esquito ha tenido un auge comercial importante, sobre todo en los Estados Unidos, pero también es un recurso natural sensible en los países como Francia y Canadá.

     El balance de la extracción del gas de esquito está llamado a un debate ecológico y medioambiental, pues a esta industria se le acusa de destruir fuentes de agua dulce tanto exteriores como subterráneas. También se le critica por aumentar la cantidad de emisiones de gases de invernadero, principalmente el dióxido de carbono. Geológicamente, la extracción de este tipo de gas, se le acusa de ser responsable de al menos de dos temblores de tierra en Gran Bretaña y otro en Arkansas (EEUU).
     En Quebec, un reciente estudio demostró que los yacimientos de extracción sufren de fuertes emanaciones de gas, lo que despertó un fuerte rechazo de la población local hacia esta industria.[1]

     El impacto geo—ecológico es de suma importancia puesto que nos encontramos con una nueva forma de destrucción del planeta empezando en sus profundidades. Para nadie es un secreto que este efecto destructivo seguirá causando terremotos de baja a gran intensidad en las zonas donde se produce el esquito. La naturaleza se estremece desde sus entrañas y el quiebre de la roca en forma horizontal sería una buena tarea de investigación para los expertos. Lo que coloquialmente pensamos es que de seguir extrayendo con este método riguroso traería un desorden en las rocas profundas haciendo que se hunda los terrenos desapareciendo ante nuestros ojos. No es cuestión de ser profeta del desastre, es alzar la voz de los que optamos por la vida y no por la ganancia del capital.

     Estamos ante la presencia de una deformación de lo que conocemos hasta entonces como planeta tierra. La sed insaciable por los recursos del planeta es lo que provoca guerras hasta por estornudar mal, o por cualquier causa son las nuevas amenazas a la que la población tendrá que encarar; por el lucro de las corporaciones o trasnacionales que devoran al planeta por la ganancia, que en sentido figurado es la serpiente antigua que le da fuerza al dragón y a la segunda bestia que es llamado el falso profeta. (Apoc. 12,13).

     Amemos la VIDA por encima del dinero. No al capital que mata. No a la destrucción del planeta….


En esto pensad.

JAIRO OBREGÓN

FUNDACIÓN MISIONERA OBREGÓN






Twitter: @obregonjairo
Facebook: Fundaobregon Obregon

2013-07-21  horas: 10pm. San Francisco, Venezuela.






[1] Wikipedia, la enciclopedia libre