miércoles, 29 de mayo de 2013

Pentecostés es Comunidad y Misión



     Estamos celebrando el tiempo de Pentecostés como fuerza para la lucha y la esperanza de la Comunidad Eclesial. Se remonta la narrativa al judaísmo pretérito, cuando en una fiesta de Pentecostés (o heb. Shavuot) le fue dado a Moisés las Tablas del Pacto de la Alianza a los Hijos de Israel cuando salieron de Egipto imperial, con mano fuerte, de parte de Dios (heb. HaShem), los librara del yugo impuesto por más de cuatrocientos años.

    Pentecostés, como hemos dicho, no es una fiesta originariamente cristiana. Como Fiesta de las Semanas o de la cincuentena, fue instituida en Israel para celebrar el inicio de la cosecha. Se celebra siete semanas o cincuenta días a partir de la Pascua para dar gracias a Dios por la nueva cosecha (cf. Ex. 23,16; 34,22; Lv.23, 15-21; Dt.16, 9-12).

     El Espíritu es la misma vida de Dios. En la Biblia es sinónimo de vitalidad, de dinamismo y novedad. El Espíritu animó la misión de Jesús y se encuentra también a la raíz de la misión de la Iglesia. El evento de Pentecostés nos remonta al corazón mismo de la experiencia cristiana y eclesial: una experiencia de vida nueva con dimensiones universales.
     La…lectura (Hechos 2: 1-11) es el relato del evento de Pentecostés. En ella se narra el cumplimiento de la promesa hecha por Jesús al final del evangelio de Lucas y al inicio del libro de los Hechos (Lucas 24,49: Ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo dentro de pocos días…ustedes recibirán la fuerza del Espíritu Santo).

    Con esta narración Lucas profundiza un aspecto fundamental del misterio pascual: Jesús resucitado ha enviado al Espíritu Santo a la naciente comunidad, capacitándole para una misión con horizonte universal. El relato inicia dando algunas indicaciones relativas al tiempo, al lugar y a las personas implicadas en el evento. Todo ocurre al llegar el día de Pentecostés (Hech. 2,1).

     Parece ser que en algunos ambientes Judíos en época tardía, en esta fiesta se celebraban las grandes Alianzas de Dios con su pueblo, particularmente la del Sinaí que estaba directamente relacionada con el don de la Ley. Aunque Lucas no desarrolla esta temática en el relato de Pentecostés, seguramente conocía esta tradición y es probable que haya querido asociar el don del Espíritu, enviado por Cristo resucitado, al don de la Ley recibido en el Sinaí. En la comunidad del Qumrán, contemporánea a Jesús, Pentecostés había llegado a ser la fiesta de la Nueva Alianza que aseguraba la efusión del Espíritu de Dios al nuevo pueblo purificado (cf. Jer. 31,31-34; Ez. 36). 

     El evento extraordinario expresado simbólicamente en los vv. 2-3 se explicita en el v. 4: Todos quedaron llenos del Espíritu Santo. Dios mismo llena con su poder a todos los presentes. No les comunica un auxilio cualquiera, sino la plenitud del poder divino que se identifica en la Biblia con esa realidad que se llama: Espíritu. Se trata de un evento único que marca la llegada de los tiempos mesiánicos y que permanecerá para siempre en el corazón mismo de la Iglesia. Desde este momento el Espíritu será una presencia dinámica y visible en la vida y la misión de la comunidad cristiana[1].

     El Pentecostés es signo del lanzamiento emanado de la fuerza del Espíritu para continuar con los desafíos que vivimos actualmente. Este despertar a la lucha es continua, el deber de lograr las metas comunes, el no dejarse desanimar por muy dificultoso que sean los acontecimientos, aun cuando estos sean adversos; el no dejarse confundir, por los charlatanes de camino, con supuestos argumentos disfrazados para enredar y dominar por intrigas.

      El Pentecostés en el Sinaí fue consecución de la Alianza con su Pueblo hebreo en el desierto donde aprendieron a confiar en Dios y no en Faraón superpotente. De igual manera, Pentecostés es un nuevo comienzo mesiánico y eclesial de la Comunidad de fe, esperanza y amor como un re—impulso al modelo de Dios en tratar de establecer –su- Reino de Paz y de Justicia que proclama la misión de lo común. Afirmémonos para el Espíritu de vida “Pentecostés”.


           ¿Qué significado tiene el Pentecostés en su vida?

En esto pensad.

JAIRO OBREGÓN

FUNDACIÓN MISIONERA OBREGÓN




Twitter: @obregonjairo
Facebook: Fundaobregon Obregon

2013-05-26 horas: 1pm. San Francisco, Venezuela.





[1] http://servicioskoinonia.org/biblico/130519.htm