martes, 15 de enero de 2013

EL LIDERAZGO, LA ELECCIÓN Y LA SUCESIÓN





     ¿Qué es el liderazgo? ¿Cómo es una elección? ¿Cuándo se debe hacer una sucesión? Cada respuesta no es para nada fácil de interpretar en el momento exacto, sólo las alternaremos en función de lo tratado para la intuición y la reflexión. Observemos: 

      “El liderazgo es el conjunto de habilidades gerenciales o directivas que un individuo tiene para influir en la forma de ser de las personas o en un grupo de personas determinado, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo, en el logro de metas y objetivos.

     También se entiende como la capacidad de tomar iniciativa, gestionar, convocar, promover, incentivar, motivar y evaluar a un grupo o equipo…”[1]

     Una elección es una “opción que se hace entre varias alternativas. Nombramiento de una persona para un cargo. Capacidad de optar entre varias alternativas. Votación para designar a uno de varios candidatos…”[2], entre varias opciones más a saber.

     La “sucesión, del latín successio, es la acción y efecto de suceder (proceder, provenir, entrar en lugar de alguien). La sucesión, por lo tanto, es la continuación de alguien o algo en lugar de otra persona o cosa…”[3]

     En todo proceso histórico cada uno de los componentes antes expuestos se entreteje en un sinfín de consideraciones y contradicciones a saber. Tener el tino y la puntería para acertar no es nada fácil, pero tampoco es imposible. Los liderazgos no son absolutos, sino rotativos. Es el proceso natural de crecer, lograr y continuar para cristalizar lo cometido. De lo contrario, seria ilusión desfalcada o bancarrota. La consigna es avanzar con más coraje y determinación.

     Este proceso continuo debe perdurar en el tiempo. La capacidad de accionar y reflexionar debe ser la constante como brújula en el camino. Los liderazgos deben reproducirse en seguidores fieles a la visión en sí, con la finalidad de la maduración y consolidación en determinado momento. El proceso no puede detenerse si vale la pena,  no se puede depender de las circunstancias si se está en lo cierto, hay que avanzar, no desmayar nunca.

     Claro ejemplo lo encontramos en muchas personas y perspectivas. Una de ellas en la Biblia es el líder Moisés que supo escoger a su Josué mucho antes de entrar a la “Tierra Prometida” (según las fuentes deuterocanónicas exílicas). ¿Qué hubiese pasado con la continuación?

     El más grande ejemplo bíblico lo encontramos en Jesús El Mesías antiguamente prometido, antes de iniciar su ministerio de tres años y medio, supo escoger entre sus seguidores, a sus doce apóstoles (según la tradición cristiana). ¿Qué hubiese pasado con la predicación del evangelio?

     Cuando un líder enseña con el ejemplo se multiplica en muchas y muchos seguidores por doquier. Es cuando al no ver a su líder se deben tomar decisiones cabales, entendibles y prácticas para el mejor desenvolvimiento en la actuación y consecución. Lo que no debe haber son dudas, sectarismos, divisiones, mezquindades para no entorpecer ni desviar el ideal a seguir. Por más que aparezcan las tempestades e ironías los seguidores se convierten en nuevos líderes de su líder, marcando el rumbo de manera certera y clara. Vale la pena en los liderazgos que perduran. En el conjunto de liderazgos verdaderos y certeros esta la sabiduría. Adelante, sin vacilar…hay mucho que hacer y corregir…miremos hacia al frente …!!!             
En esto pensad.

JAIRO OBREGÓN

FUNDACIÓN MISIONERA OBREGÓN




Twitter: @obregonjairo
Facebook: Fundaobregon Obregon

                                                                  
                                2013-01-12 horas: 11 pm. San Francisco, Venezuela.


[1] Wikipedia, la enciclopedia libre
[2] Elección-significado de elección diccionario- Google Chrome
[3] Definición de sucesión – Qué es, significado y concepto - Google