viernes, 15 de marzo de 2013

La siembra del Comandante Chávez. 1ra parte.






     Hablar de la siembra física de un venezolano que vivió conforme a sus ideales cambiando la manera de ser y hacer política en el País, no es nada fácil. Estamos hablando del Comandante Hugo Chávez. Éste ha sido el hombre más amado por un pueblo pobre agradecido de brindarle solución a sus necesidades, y al mismo tiempo odiado por la burguesía criolla que con sus medios de comunicación inocularon desprecio por su persona hasta caer en el morbo. Su pecado fue atender a los pobres redistribuyendo la riqueza petrolera que éstos gozaban a costa del hambre del pueblo. El ochenta por ciento estaba bajo miseria, cuando la meritocracia hacía de la principal Empresa petrolera (PDVSA) su renta favorita para ir a gastarla en el extranjero.

     El caracazo perpetrado por la famosa “cuarta Republica” de 1989, con el paquete de medidas económicas de organismos internacionales del FMI y otros entes financieros con la doctrina neo liberal, que desangraron a Venezuela en muerte por doquier, fue la primera alarma que dio el pueblo manso contra la dominación neocolonial. Cuando la caída del muro de Berlín, el colapso de los socialismos reales y la caída de la Unión Soviética, Venezuela dio un ejemplo al mundo diciendo no a esos dictámenes de hambre y miseria de los tecnócratas. Repito, Venezuela fue el primer País que dio un paso al frente. Éste es el pueblo de Simón Bolívar.
             
     En 1992, un 4 de Febrero, se dio una insurrección militar liderizado por el Comandante Hugo Chávez, un soldado, flaco, que en su puesto de mando del Cuartel de la Montaña comandó la sonada de la campana que resonó en un “…por ahora…”, palabra de luz y esperanza para los desposeídos de los cerros de Caracas. En un unos segundo que parecieron horas en televisión al medio día, éste ser desconocido, se atrevió a lo que nunca en Venezuela ninguna persona lo habría hecho, de responsabilizarse por algo. Éste hecho bastó para que un pueblo oprimido y con hambre vislumbrara una luz en el horizonte. Éste hombre fue preso por la rebelión militar contra los gobiernos entreguistas a los intereses tras nacional. Esas corta palabras resonaron y siguió resonando dando esperanza en medio de la nada. Desde luego, fue preso con sus soldados en una cárcel militar. Ese mismo año (1992) en noviembre la aviación dio otra sonada, los que de una manera casi milagrosa le dieron asilo en Perú. Desde 1492 de Colón que trajo colonialismo, pasaron quinientos años para darse el 1992 para traer una Revolución.

     Éste hombre reconocido como el Comandante Chávez, fue puesto en libertad por un indulto presidencial otorgado por el presidente de entonces Dr. Rafael Caldera, dos años después de la Asonada cívico militar. El pueblo lo recibió con mucha expectativa porque intuía que algo iba a pasar. Enseguida fue objetivo peligroso para la burguesía de extrema derecha. Ahora su propuesta era una “constituyente” para refundar la Patria. Los cantos de Alí Primera el cantor del pueblo sonaban con más fuerza. Se percibía vientos de cambios. El pueblo vio una oportunidad de quitarse las cadenas de la opresión y discriminación. Los cambios empezaron a darse, el País al norte del Sur empezaba a despertar del letargo que durante mucho tiempo los había confundido.

     En 1998, diciembre de ese año, el Comandante Hugo Chávez gana las elecciones a la presidencia de la República, con basto margen frente a su contrincante más cercano. La victoria popular de la jornada democrática fue histórica. Éste hombre militar se hizo político con un estilo propio de decir y hacer al mismo tiempo, que supo enfrentar los embates de la alta y pequeña burguesía, sus medios de comunicación de radio y televisión  dieron un tratamiento despiadado contra ese hombre llanero de Sabaneta. El ataque fue y es bestial, sin precedente alguno, cayendo en lo más bajo y deshumano. Pero no pudieron, ni podrán contra la memoria de un pueblo que decidió ser libre de una buena vez. 

     La constituyente de 1999 parió una nueva Constitución refrendada por el mismo pueblo llamado a participar. Se amplió el nombre de Venezuela por República Bolivariana de Venezuela. Los poderes del estado en vez de ser tres, pasaron a ser cinco, la soberanía radica hoy en el pueblo, el estado de derecho y justicia se conjugo, la democracia dejó de ser representativa para convertirse en democracia participativa y protagónica, el pueblo pudo ver que de la retorica pasaba a los hechos de manera vertiginosa. El pueblo vio al líder de la Revolución Bolivariana que traía alegría por verse incluidos, los que antes no tenían voz, ahora si podían tener voz.  Sigue…   


             En esto pensad.

JAIRO OBREGÓN

FUNDACIÓN MISIONERA OBREGÓN




Twitter: @obregonjairo
Facebook: Fundaobregon Obregon

                          2013-03-15 horas: 9:07 pm. San Francisco, Venezuela