lunes, 24 de marzo de 2014

“LA DISCRIMINACIÓN RACIAL Y LA ESCLAVITUD MENTAL”




      Una conlleva a la otra, la una lo encauzó, y la otra la propagó. Nada es ingenuo para el odio asolapado por más que se esconda. Ambas se alimentan, se nutren en la mentalidad y comportamiento sesgado. La locura de clases es la madre de casi todos los males, por no decir, la causante. Esto, a estas alturas, todavía esta vivito en el pensamiento de nuestros pueblos humillados y colonizados. Esta es una verdad irrefutable.

     El pasado 21 de marzo de 2014, se celebró el “Día Internacional para la eliminación de la Discriminación Racial, proclamada por las Naciones Unidas. Este día en Sur áfrica se recuerda la Matanza de Sharpeville a mano de la policía del apartheid.

     La Declaración y el Programa de Acción de Durban aprobadas en la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, celebrada el 8 de septiembre de 2001, destaca el papel fundamental que los dirigentes y los partidos políticos pueden y deben desempeñar en la lucha contra el racismo y la intolerancia.

     En la Conferencia Mundial y en la posterior Conferencia de Examen, los Estados también reconocieron que la promoción de un mayor respeto y confianza entre los diferentes grupos dentro de la sociedad debe ser una responsabilidad compartida, a la vez que diferenciada, de las instituciones de gobierno, de los dirigentes y partidos políticos, de las organizaciones de la sociedad civil y de los ciudadanos.

     El Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial nos recuerda nuestra responsabilidad colectiva de promover y proteger los ideales de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, cuyo primer artículo afirma que <<todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos>>[1]

      “En el año 2014, las y los afrodescendientes venezolanos ‘viven una situación de esclavitud mental’, aseguró la socióloga Beatriz Aiffil, a propósito de cumplirse este 24 de Marzo 160 años de la abolición de la esclavitud en el país. Comentó que, pese que a que la Revolución Bolivariana ha abierto las puertas para que la lucha contra la dominación se dé ampliamente, ‘en este momento la mayoría de la gente afrodescendiente no se reconoce como negra o afro, y si pudieran borrarse el color de su piel, lo harían’.

     Su percepción social le ha permitido entender que muchas personas no tienen claras esas ideas, y que hay pocos movimientos y pocas individualidades abordando ese punto, que a su criterio es muy sensible. ‘A la gente le da miedo hablar de esto porque estamos entrampados en las discusiones que quieren que nos entrampemos, manifestó la investigadora del Centro de Saberes Africanos, en entrevista con el Correo del Orinoco.

     Un claro ejemplo de esta situación pudo ser apreciado en los medios de comunicación venezolanos cuando murió Nelson Mandela, en diciembre de 2013. Refiere que en esa oportunidad muchos periodistas y moderadores de programas hablaban de ‘afrodescendientes en África´, cuando en realidad ellos no son afrodescendientes sino propiamente africanos.

     Según la especialista, las negras y los negros que habitan en Venezuela tienen que saber que existe un cordón umbilical que los une con la madre África, ‘que está lleno de ideas y de conceptos que no pueden ser tirados por la borda’…

     Aiffil asevera que, lejos de presentar segregación por diferentes etnias como sucede en otros países, ‘en Venezuela existe una discriminación racial que, en la mayoría de los casos, es solapada, oculta, no directa.

     Manifestó que esta hipótesis recobra mucha fuerza en el comportamiento actual de la oposición extrema, ‘porque cada vez que hablamos de racismo y de esclavitud mental ellos lo toman como bandera para burlarse del pueblo venezolano, que es mayoritariamente negro, indio y zambo’.

     Para la militante del Movimiento Social Afrodescendiente, más allá de lo que significa el decreto de abolición de esclavitud, y antes de perderse en la discusión de los términos negro, moreno, trigueño y afrodescendientes, ‘lo importante en este momento es que aún existe el racismo y que tenemos que eliminarlo, no solo en Venezuela sino de todo el mundo…  [2]

     Estas fechas nos sirven para reflexionar y re—pensar las diferentes formas de racismo que aún persisten en la mentalidad de manera inoculada. Las luchas raciales por pretender equiparar a unos superiores por el modelo dominante de ciertas clases altas, que desprecian y escupen al ver a otros que ellos consideran despreciables, por considerarse ellos mismos de la alta alcurnia es una paranoia inaceptable en el siglo 21.

     Las iglesias cristianas occidentales fueron las cómplices del racismo y lo vemos por la historia. Todavía hoy se discrimina desde el pulpito, se ridiculiza y hasta se sataniza al negro y al indio. Esto debe ser observado. No estoy diciendo que todas las iglesias están en eso, pero por el tono y olvido se acaricia la discriminación.

     Felicito a los cristianos comprometidos e instituciones que se esmeran por la paz y la buena convivencia. Es propicio distinguir a la Pastoral de Negra, India y contra toda Discriminación de la Unión Evangélica Pentecostal Venezolana por su esfuerzo de dar sentido al mensaje bíblico liberador del modelo perverso de la discriminación.

     La paz verdadera es aquella que no discrimina por el color de la piel y de clases. Esa es la paz que sobrepasa el racismo con sus mil caras. Tenemos que dar una buena batalla de la fe para que podamos vernos como iguales ante los ojos de Dios y del prójimo.
    
   

JAIRO OBREGÓN
24/03/2014  



[1] http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_Internaciona
l_de_la_Eliminaci%C3%B3n_de_la_Discriminaci%C3%B3n_Racial
[2] http://www.correodelorinoco.gob.ve/impacto/venezuela-
persisten-%E2%80%9Cnucleos-racismo%E2%80%9D-y-
situaciones-%E2%80%9Cesclavitud-