domingo, 2 de agosto de 2015

¡LAS CRISIS: PURIFICAN Y LIMPIAN!

Resultado de imagen para CRISIS

Las crisis son el reflejo de que algo está pasando y no nos damos cuenta. Las distintas situaciones de crisis, como de la salud física y mental, la vida familiar, la evolución social y económica, la buena convivencia entre vecinos, nos indican un desafío y un nuevo ciclo por superar.

Es complejo detallar una crisis y darles respuestas racionales, existen crisis de extremo raciocinio que quieren mentalizarlo todo. Albert Einstein decía que "pensaba 99 veces y nada descubría, dejaba de pensar y la verdad era revelada". Lo que muchos intelectuales dicen es que nadie crece sin una crisis. Las muchas maneras de enfrentar las crisis nos dan las herramientas para lograr retos y superar obstáculos.

Bien declara leonardo Boff en su página web, que: Raramente ha habido en la historia tanta acumulación de situaciones de crisis como en el momento actual. Algunas son coyunturales y superables. Otras son estructurales y exigen cambios profundos...Pero hay una crisis que se presenta sistémica y recubre toda la Tierra y la humanidad. Es una crisis ecológico-social.

En este contexto cabe una profundización -declara Boff- sobre la naturaleza de la crisis para salir de ella mejores. Desde el existencialismo, especialmente con Sören Kierkegaard, la vida es entendida como un proceso permanente de crisis y  de superación de crisis. Ortega y Gasset, en su famoso ensayo de 1942 titulado 'Esquemas de Crisis', mostró que la historia, a causa de sus rupturas y reconstrucciones, posee la estructura de crisis. Esta obedece a la siguiente lógica: (1) el orden dominante deja de tener sentido evidente; (2) reina la duda, el escepticismo y una crítica generalizada; (3) urge una decisión que cree nuevas certezas y otro sentido, ¿cómo decidir si no se ve claro?, pero sin decisión no habrá salida; (4) tomada una decisión, incluso con riesgo, se habre entonces un camino nuevo y otro espacio para la libertad. Se superó la crisis. Un nuevo orden puede comenzar.

La crisis es purificación y oportunidad de creciemiento.

En sánscrito -matris de nuestras lenguas occidentales- crisis viene de kir o kri que significa purificar y limpiar. De kri que viene de crisol, elemento con el cual limpiamos el oro de las gangas, y acrisolar que quiere decir depurar y decantar. La crisis representa un proceso crítico, de depuración de lo esencial: sólo lo verdadero y sustancial queda, lo accidental y agregado desaparece.

En torno y a partir de este núcleo se construye otro orden que representa la superación de la crisis. Esto se traducirá en un curso diferente de las cosas. Después, siguiendo la lógica de la crisis, este orden tambien entrará en crisis. Y permitirá, después de otro proceso crítico de acrisolamiento y purificación, la emergencia de un nuevo orden. Y así sucesivamente, pues esa es la dinámica de la historia.

Es decir, así como el cuerpo humano necesita depurarse y limpiarse de tóxinas, la crisis es ese proceso de regeneración y recuperación de lo planteado. Ahora, lo mejor del caso, es que ha nadie le gusta pasar por una crisis, no la ententendemos muchas veces, algunos se rehusan a acatarla y recurren a una intoxicación de su cuerpo. La crisis no es tanto el problema, la situación es lo que lo genera, que lo hace visible, aun, lo evidente. Puede que estemos sumergidos en la queja y no en la solución, es que vemos una parte y nos negamos a ver la otra parte. Es que nos inclinamos por lo que no hay y no se encuentra, que por tomar parte de la solución y no caer en el caos.

Pero no basta con repetir el esquema del caos y de la crisis como un ciclo vicioso. Es saber elevar la conciencia de ver las cosas con otra óptica y ver mejor el porvenir. Alguien dijo que ver soluciones a cada problema no es ser optimista, es un don. Es el enfoque donde está la premisa. Si se observa todo mal por fuera, es que todo esta mal por dentro, si observamos que no se vislumbra la solución, es porque no tenemos convicción de vida. 

No se crece sin crisis. La crisis hace crecer. No existe otra forma de crecer, sino con crisis. El problema no es la crisis en sí, el problema es que no creemos en nosotros mismos. Creamos y crearemos, seamos creyentes de la paz y la esperanza.

Elevemos la conciencia, cambiemos el lenguaje criticón y emprendamos el bien común, de eso habló Jesús, eso significa el evangelio de Jesús, Él quiere limpiar nuestro camino.

En esto pensad.


JAIRO OBREGÓN

02/08/2015

Maracaibo,  Venezuela.


T/F/https://leonardoboff.wordpress.com/2015/
07/24/para-entender-el -fenomeno-de-
la-crisis

No hay comentarios.:

Publicar un comentario