domingo, 28 de junio de 2015

¡DÍA MUNDIAL DEL ÁRBOL!

   



La vida comienza con los árboles en la faz de la Madre Tierra. Aun, en el Génesis, se hablaba de la analogía del Árbol de la Ciencia del "Bien" y del "Mal" que probó la "obediencia" de los seres adánico y evánica -si me permiten acuñar la expresión-. Y del Árbol de la "Vida", que si se comía de su fruto se podía vivir para siempre. Recordando la narrativa biblica del código yavista.

El Día Mundial del Árbol fue instaurado por el Congreso Forestal Mundial celebrado en Roma en 1969 y es ocasión propicia para recordar su importancia. Los árboles están junto al ser humano desde el principio de nuestra historia, por lo que sus beneficios son conocidos y aprovechados desde hace miles de años, aunque no por eso, olvidados también.

Los árboles resultan absolutamente esenciales para la vida de nuestro planeta: purifican el ambiente al oxigenar el aire, proporcionan sombra, mejoran sectores erocionados, humedecen el ambiente, reducen el ruido, son capaces de temperar el lugar donde se encuentran, ya que provocan sensación de frescura y humedad, incluso deteniendo las heladas con su follaje; producen alimentos y múltiples recursos, además de ser el lugar de muchos pájaros.

El sentir que predominó en las culturas anscestrales fue la de un mundo encantado. El entorno era un lugar de pertenencia, de correspondencia. El hombre estaba ligado a la naturaleza y esta relación le daba significado a su vida. Las montañas, los ríos y las nubes eran contemplados como algo maravilloso y con vida. Dentro de este concepto, el árbol tenía un sentido sagrado para ellos: representaba una vida inagotable, los bosques eran inmortales al perpetuarse a través de los siglos, al ser fuente inagotable de recursos para la humanidad.

El canelo para los mapuches, la ceiba para los mayas o la encina para los celtas, demuestran la relación de respeto que tenía el hombre con su medio ambiente. Para ellos, el árbol sagrado es el eje de su mundo, un puente de trascendencia entre el mundo terrenal y espiritual.

Hoy, el hombre ha perdido su capacidad de encantarse, al resolver todo por medio de la razón, ha pretendido ser medida de todas las cosas cuando sólo es parte de un ecosistema mayor, ha olvidado mirar su alrededor y sorprenderse por el renacer de las flores en primavera, por el canto de las aves, por el baile sutil de las hojas en otoño.

Pilar fundamental de este reencantamiento del mundo es educar a las nuevas generaciones con principios integrales que valoren la importancia de los bosques más allá de las variables económicas. Educar para un cambio cultural, donde el hombre forme parte de un ecosistema que involucra a toda la naturaleza, y donde el bienestar de todos sus componentes nos llevará a mejorar la calidad de vida, y frenar la destrucción del planeta y de nosotros mismos.

El Día Mundial del Árbol puede ser la escusa para reflexionar cómo la vida moderna nos ha llevado a olvidarnos de que sólo somos parte de un ecosistema mayor, a recuperar esa unión sagrada con todos los seres de la naturaleza y a tener una conducta más respetuosa con nuestro entorno.

¡Todos podemos ayudar, -Padres y Educadores, como agentes multiplicadores, pueden educar sobre las funciones e importancia de los bosques, la importancia de su protección y conservación, e incorporar en los currículo la educación ambiental; -Organizaciones ambientalistas, a través de la educación no formal, pueden generar tomas de conciencia en torno a los problemas locales y globales de los bosques, y del deterioro del medio ambiente; -Gobiernos, generando políticas de desarrollo sustentable para la explotación de los bosques nativos, fomentar la producción a largo plazo y de bajo impacto ambiental, y de promover el desarrollo de actividades alternativas como ecoturismo, artesanía, recolección de plantas medicinales, evitando proyectos con impacto irreversibles en los bosques.

Un solo árbol es un complejo ecosistema que mantiene a numerosas especies de invertebrados (insectos, arácnidos, miriápodos), así como vertebrados (aves, reptiles y mamiferos), que encuentran en él -árbol- su alimento, por medio de las hojas, yemas, brotes o frutos, y refugio.

Sobre su corteza crecen hongos, líquenes y plantas parásitas (que se nutren con su savia) y epifitas (crecen sobre ellos, pero no les hacen daño), como las lianas, que los utilizan como punto de apoyo para acceder a las alturas donde abunda la luz. Entre las raíces abundan las larvas de los insectos, gusanos que viven en el subsuelo, los ácaros y los roedores. En las sabanas de África son fundamentales en la dieta de los herbívoros ramoneadores (que son aquellos que se alimentan de las hojas y de los brotes de las ramas). En las selvas contribuyen a formar un ambiente húmedo donde se multiplican plantas y animales. En las zonas templadas, el árbol es una de las mayores fuentes de riqueza, en el ámbito de la explotación forestal.

¿Cuánto vale un árbol? Para el hombre, el árbol tiene un valor económico, ya que de él obtiene distintos materiales comercializables. La madera se utiliza como tablas para la construcción; su pulpa permite la confección de una gran diversidad de papeles; además proporciona el corcho, las resinas y el látex -líquido segregado por algunos árboles, como el caucho-, las gomas, los barnices, el tanino y la cola.

A todo lo anterior, hay que sumar la importancia de los árboles frutales, cuyo cultivo se inició la primera vez que se plantaron semillas deliberadamente. Desde entonces, se han mejorado las calidades creando nuevas variedades. Por ejemplo, de la manzana, que en su forma silvestre es pequeña y amarga, el hombre ha creado más de mil variedades, mucho más grandes y dulces.

Inspirando a pensadores, filósofos, literatos...

"No hay árbol recio ni consistente sino aquel que el viento azota con frecuencia" (Lucio Anneo Séneca).

"Todo el que disfruta cree lo que importa del árbol es el fruto, cuando en realidad es la semilla. He aquí la diferencia entre los que creen y los que disfrutan" (Friedrich Wilhelm Nietzsche).

"Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú. Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Sé tú el que aparta la piedra del camino" (Gabriela Mistral).

"Lo mismo que un árbol tiene una sola raíz y múltiples ramas y hojas, tambien hay una sola religión verdadera y perfecta, pero diversificada en numerosas ramas, por intervención de los hombres" (Mahatma Ghandhi).

"Así como el árbol se fertiliza con sus hojas secas que cae y crece por sus propios medios, el hombre se engrandece con todas sus esperanzas destruídas y con todos sus cariños deshechos" (F. William Robertson).

"Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol" (Martin Luther King).

"A veces nuestro destino semeja a un árbol frutal de invierno. ¿Quién pensaría que esas ramas reverdecerán y florecerán? Mas esperamos que así sea, y sabemos que así será" (Johann Wolfgang Goethe).

"La esperanza es un árbol en una flor que se balancea dulcemente al soplo de las ilusiones" (Severo Catalina).

"Convertid un árbol en leña y podrá arder para vosostros, pero ya no producirá flores y frutos" (Rabindranath Tagore).

"No hay árbol que el viento no haya sacudido" (Provervio Indú).

"Un árbol es...Vida que contiene Vida, Vida que protege Vida" (Únete al Planeta).

"Sembrando árboles salvamos al planeta, sembrando alimentos al hombre" (J. Obregón). 

¡Plantemos árboles... Enseñemos a nuestros hijos a sembrarlos, a valorarlos, a cuidarlos...!

¡Protejamos la vida del planeta!

 En esto pensad.
JAIRO OBREGÓN

28/06/2015

Maracaibo, Venezuela.


T/ www.facebook.com/
Únete al Planeta. Join The Planet.
F/ www.Ecopotal.net




No hay comentarios.:

Publicar un comentario