sábado, 3 de enero de 2015

¡TODO EN LA VIDA ES ACTITUD!



     Dependiendo nuestra actitud—actuación-, veremos los resultados deseados y hasta los no deseados en la vida. Los seres humanos todavía no han evolucionado en su entorno egoísta—egocéntrico- que lucha no sólo por la sobrevivencia, sino, por su continuo empeño de surgir destruyendo a su propio semejante y a la naturaleza. Los tipos de actitudes que desarrolle en la cosmovisión de sus valores determinaran la veracidad de su actitud.

    En la sociedad de consumo—excesivo- en la que vivimos la actitud se ve relegada a la competencia y no al compartir. Ese es el problema –a mi modesta manera de ver las cosas; en las relaciones, negocios y cotidianidad. La actitud de consumo más temprano que tarde desequilibra la psiquis llevándola al desespero, al desengaño, a la depresión y al suicidio. Esa actitud es destructiva en la sociedad de consumo sin importarle un ápice a la destrucción del medio ambiente, el calentamiento-clima y los ecosistemas que se ven afectado para sobrevivir. Esa es la actitud del derroche a cuesta de todo. Podríamos decir que la mejor actitud es pensar diferente, de ir contracorriente, de que empecemos a decir que ¡menos es más! “Esa es la verdadera libertad, la austeridad, el consumir poco” -dijo el “Pepe Mujica”, presidente del Uruguay como ejemplo vivo de la actitud liberada del consumo-. Desde luego, no niego que se adquiera productos, bienes y servicios, eso no está en discusión; lo que sí está en juego es el desenfreno por “tener” más que por el “ser”, esta actitud no sirve. En lo próximo, el ser humano necesitará para vivir de cuatro cosas: ¡Agua! ¡Alimentos! ¡Energía! Y ¡Tecnología!” –Palabras más o menos de Cristina Fernández, presidenta de Argentina- . Hacia esa actitud dependerá la vida en el Planeta con una conciencia plena de lo que significa ser “tierra” de la “Madre tierra”.

     A la hora de emprender una “meta” debemos saber que una buena “actitud” será el motor para lograrlo. No debemos poner nuestra mirada en las personas o cosas, eso atrasa y entorpece la dirección de una buena actitud frente a la vida. Los enemigos que debemos vencer en una actitud negativa es la ignorancia, el rencor y el apego […], esta será la manera de encarar la vida en todo lo que emprendemos. La mente debe renovarse, actualizarse y encontrar nuevos esquemas para no enloquecer y perder el control por la tenencia que por la convivencia. La verdadera actitud no es a la fuerza sino a la paciencia, a la constancia y a la determinación. Las cosas no cambian si uno mismo no cambia. “La paz está dentro, no fuera” –dijo el Dalai Lama-, la actitud de encontrarla fuera ha llevado al caos en la humanidad y es la excusa perfecta para la guerra entre naciones.

     La actitud proactiva es la mejor cura para emprender, desarrollar y lograr objetivos a bases de metas alcanzables, medibles, constantes y determinantes. Echarles la culpa a los demás por no lograr algo en la vida y arrastrar ese lastre nunca será la solución a los problemas. Los grandes emprendedores nos enseñan que la actitud hace la diferencia y no al estarse quejando por lo que no hace, y otro se atreve. Es común hablar despectivamente del que empieza, pero al lograrlo, se le felicita, y sabían que lo podía lograr; eso es ironía. La mente debe cambiar sus paradigmas de siempre, de su confort, por no decir su complacencia, o de su comodidad. Todavía lidiamos con estos estereotipos impuestos por la cultura dominante, la materialización de las cosas, al no lograrla, no vemos las soluciones que pueden estar a la vista. Es más fácil darles la potestad a los demás que tomar partido para la solución. Se cae en la tendencia de decir “es que no hay” y el que “no se encuentra”, cuando tenemos otras opciones y si no las hay inventémoslas, todo está en la mente, y la actitud, es una posición mental y después física. Caramba, el mundo se nos cae a pedazos, hay que sembrar para salvar al planeta y al hombre. Si salvamos al hombre primero destruimos al planeta, en esta ecuación se debe poner al planeta primero porque el hombre es “humus”, es tierra, y nada más que tierra. De ahí la palabra “Adán”—Adama- que es tierra labrada o tierra para el cultivo, según la cultura bíblica hebraica, de donde se desprende la tradición judea—cristiana que compartimos, unos más, otros menos. La iglesia debe empezar por el génesis de la vida y no por un apocalipsis nefasto al estilo de la gran pantalla. La mejor actitud es entender que somos una parte de la tierra “pensante”, para lograr el equilibrio armónico entre todos los seres vivos sobre la faz de la tierra.

PIENSA DIFERENTE:

     “La actitud es la pequeña cosa que hace una gran diferencia.”—Otra Medicina-. "La mejor actitud que puedo tener es la gratitud"-Adelgaza- 20 “No te rindas nunca, porque nunca sabes si el próximo intento será el que funcionará”—La Bioguia-. “La apariencia de las cosas cambia según la emociones, en realidad, la magia y la belleza están en nosotros mismos”—Khalil Gibran-. “El destino de viaje nunca debería ser un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas, renacer de un propósito firme. Los deseos de año nuevo están muy bien, pero las cosas no ocurren solas. Hagamos que pasen”—Rincón del Tibet. “¡Feliz Año 2015! Solo te deseo dos cosas: Todo lo que te Haga Feliz Y Nada que te Haga sufrir”—Una Vida Lúcida-. “No es el 2015 el que tiene que ser diferente…¡Es usted!—Escuela del Mundo del Derecho-. “Soltar viejas creencias. Cambiar la energía. Salir de los límites imaginarios. Experimentar nuevas frecuencias. Usar el corazón. Liberar al niño interior. Creer para crear. Descubrir otros mundos. Elevar el espíritu. Sanar el alma”—La bioguia-. “Ten paciencia, tendrás todo lo que quieres”—Tiempo de Despertar. “Si la gente pudiera ver que el cambio se produce como resultado de millones de pequeñas acciones que parecen totalmente insignificantes, entonces no dudarían en realizar esos pequeños actos”—La Bioguia.

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad—Filipenses 4,8 (RVR 1960).






JAIRO OBREGÓN

03/01/2015


San Francisco, Venezuela.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario