miércoles, 12 de diciembre de 2012

“NO CAMBIEMOS EL CLIMA, CAMBIEMOS EL SISTEMA”





     Este lema se hizo un lugar común en el mundo entero que expresa en síntesis lo que está sucediendo en el planeta tierra, que es nuestra casa, de todos y todas. Como todos los años se da la cumbre del cambio climático, con la esperanza de lograr un acuerdo común, tan deseado, que hasta la fecha no se ha logrado, por las inacabables batallas para implorar a los países ricos que bajen un poco sus gases nocivos de efecto invernadero, teniendo como resultado la soberbia tras nacional que se burla de todo pedido a la conciencia ecológica. 

     No nos cansaremos de denunciar la gran hecatombe que se avecina en la destrucción de la vida en el planeta, de seguir un modelo desbastador de los recursos materiales renovables y no renovables, a la cual nos involucra a todos a tomar medidas inmediatas porque lo está pasando no es un juego, ni es ciencia ficción, ni nada parecido. La destrucción en poco tiempo es preocupante, a menos que el hombre haga algo, o la tierra se canse y haga ajustes estructurales, o Dios que acuda ahora a salvar la vida de los que respiramos en la tierra misma.

     “Los 194 reunidos en la Conferencia de Naciones Unidas del Cambio Climático en Doha han alcanzado un acuerdo mínimo de prorrogar hasta 2020 el periodo de compromiso de Protocolo de Kioto, que expira este año.

     El acuerdo, conocida como Puerta Climática de Doha, supone prorrogar Kioto ocho años, el único tratado vinculante para combatir el calentamiento global. Sin embargo, Rusia, Japón y Canadá, entre otros, no han accedido a este nuevo compromiso, con las emisiones de CO2 de los participantes suponen ahora apenas el 15% de las emisiones globales…”[1]

     Cabe señalar una vez más que el mayor contaminador del mundo nunca ha firmado el  acuerdo del protocolo de Kioto, como son los Estados Unidos de Norte América, con alarmantes emisiones de CO2 que se calcula en 30% aproximadamente.

     La tierra,  el clima, están intrínsecamente relacionados junto con todas las especies animales, y sobre todo, el hombre moderno que para vivir sobre la ganancia masiva y destructiva devasta todo sin contemplación alguna. La avaricia mundial de la tras nacionales  ha vulnerado muchísimas veces la capacidad de resistencia del planeta.

     Las elevadas emisiones de CO2 es de temible consideración indican los expertos en la materia. Nunca antes, advierten esos científicos calificados, el Planeta ha concentrado la cantidad de emisiones de gases de efecto de invernadero. Pareciese que el hombre moderno, postmoderno, posindustrial…el clima no le interesase para nada. Ellos creen que pueden escapar del deterioro que se avecina. Sino hay una nueva mentalidad y concienciación de todos los habitantes del globo terráqueo, esto se lo lleva quien lo trajo.

     En los próximos días estaremos pendientes para ver lo que se puede lograr para la salvación terrena del planeta; porque salvando al planeta nos salvamos a nosotros mismos. ¿Qué piensa usted?
“…y de destruir a los que destruyen la tierra.” Apocalipsis 11:18

En esto pensad.

JAIRO OBREGÓN

FUNDACIÓN MISIONERA OBREGÓN




Twitter: @obregonjairo
Facebook: Fundaobregon Obregon
2012-10-01 horas: 10pm. San Francisco, Venezuela.


[1] Cambio Climático. Internet

No hay comentarios.:

Publicar un comentario