martes, 23 de octubre de 2012

“PAN, PAZ Y JUSTICIA SON LAS BASES DEL EVANGELIO”





    A propósito de dos acontecimientos que la semana pasada fueron noticia, en un mundo altamente interconectado vía satélite e internet, se es preciso comentar y que nunca debe pasarse desapercibido son el pan para los pobres, la paz en el mundo y la justicia practicada, ejercida de manera no desigual. Hoy por hoy, se plantea estos desafíos en medio de la turbulencia desbordada por los centros del poder mundial, es decir las trasnacionales.

     Se puede tener crecimiento económico con justicia social respetando la naturaleza, ¿Por qué no? ¿Por qué no podemos vivir entre hermanos sin distinciones algunas? Estas son acotaciones que se deberán responder con el tino del tiempo que se hace historia.

     “El 16 de octubre de cada año, se celebra el Día Mundial de la Alimentación, proclamado en 1979 por la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO).

     Su finalidad es concientizar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza. El día coincide con la fecha de ARROZ fundación de la FAO en 1945.

     El Día Mundial de Alimentación (DMA) fue establecido por países miembros de la FAO en la Reunión General de la Organización numero 20, en Noviembre de 1979…”[1]

     “En el Día Mundial de la Alimentación se denuncia el hambre en el mundo. La ONU declaraba que 850 millones de personas pasan hambre en el mundo y esta cifra se está manteniendo en esta década.

     A esta escalofriante cifra se debe añadir la cifra de malnutridos, por lo que obtendríamos un total de 1500 millones según Oliver De Schutter, especialista en la ONU sobre el derecho a la alimentación. Se puede considerar que una persona está mal nutrida cuando no tiene los elementos esenciales para el desarrollo físico y sicológico de los niños, en palabras textuales del experto: ‘si midiéramos la malnutrición en lugar del hambre, no ya el déficit de calorías sino el micro nutrimentos esenciales para el desarrollo de los niños, como yodo, hierro, vitaminas, las cifras serian aun más considerables: pasaríamos por lo menos a 1500 millones.

     El problema radica del aumento de los precios de los productos básicos, cosa de la que nos quejamos habitualmente en el primer mundo debido a la crisis. Cuando esto ocurre no solo hay menos comida sino que se reparte menos, es decir, a nosotros nos cuesta más pero podemos seguir consumiendo, el tercer mundo no. Esto no se ve por la población e instituciones como prioridad en muchas ocasiones aun que sí lo es realmente como nos explica De Schutter.

     El fenómeno del hambre en el mundo se desarrolla a día de hoy concentrándose en el África Subsahariana quienes siguen sufriendo las peores consecuencias. El foco del hambre se va concentrando en esta zona mientras Asia, América Latina u Oceanía reduce el número de personas que sufren de hambre. Por lo tanto, el número total de personas afectada se mantiene y pero solo se agrava y concentra en el África Subsahariana.

    Según Luc Guyan, presidente independiente del Consejo de la FAO, se debe incentivar la proporción de las ayudas agrícolas en –el- mundo que ha pasado de 20% a un 4% en la actualidad. Hoy martes 16 se están reuniendo en Roma representante de 40 países y 20 ministros para tomar medidas al respecto…”[2]

      Al mismo tiempo que se debe luchar por el pan en el mundo, de igual manera se debe seguir trabajando por la paz entre todos y todas en el mundo sin descalificaciones raciales y culturales. Es perentorio que cada región en el mundo no vea la paz como algo lejano e imposible de lograr, como si tuviésemos hablando de una utopía o algo parecido. Hoy más que nunca se debe alzar la voz a favor de la paz verdadera en un mundo convulsionado por la vorágine capitalista de extracción de los recursos naturales, este es el meollo del asunto: poseer a como dé lugar. Consumir a como dé lugar, sin importar nada ni nadie.

     Como contraparte a este asunto de todos, hemos visto por los medios de comunicación electrónicos que el día 18 de octubre de este año en curso, se dio, un paso más de paz, al conflicto armado que lleva varias décadas en Colombia. Tanto el Gobierno Constitucional de Colombia como la Organización Guerrillera de FARC-EP se sentaron en una mesa de diálogo o de negociación (según las partes) para seguir buscando una salida política y necesaria en estos momentos de la historia, de ese país suramericano.

     “El comienzo de las conversaciones se llevó a cabo en Oslo, Noruega, como había sido programado en el ‘Acuerdo General para la terminación del conflicto y construcción de una paz estable y duradera’ firmado en la Habana, Cuba, a finales del mes de agosto…

     El texto señala que ‘desarrollo agrario es el primer tema de la Agenda acordada y se abordará a partir del 15 de noviembre en la Habana, Cuba’. [3]

     Este conflicto se extendió en Colombia por la tenencia de la tierra. Es decir, ¿Quién tiene la tierra? ¿Cómo se ha de dar una reforma agraria? Lamentablemente, el no tener un punto de acuerdo entre ambos grupos y por intransigencia al dialogo común y con respeto, se propagó el conflicto armado más viejo en América Latina. Rogamos a Dios por todo el esfuerzo que se esté desarrollando para levantar puentes de paz en medio de la guerra, que ya no haya victimas de ambos lados, porque todos son colombianos, hermanos entre sí, hermanas entre sí, que ojala desaparezcan los odios de clases, que podamos ver la paz como garante de la Patria Grande Latinoamericana y Caribeña.  Amén.
     
“DADLES VOSOTROS DE COMER”… [4]  “Y LA PAZ DE DIOS, QUE SOBREPASA TODO ENTENDIMIENTO…”[5]
  


[1] Wikipedia, la enciclopedia libre.
[2] vidayestilo.excite.es/en-el-dia-mundial-de-la-alimentacion.
[3] Agencia Venezolana de Noticias
[4] Lucas 9:13ª
[5] Filipenses 4:7ª 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario