sábado, 11 de agosto de 2012

“MI VERDAD, TU VERDAD, LA VERDAD…” APRENDER A VIVIR CON LAS CONTRADICCIONES.



 
     Todos y todas hemos sido investidos de las contradicciones que acosan la vida misma. A veces, la vida pareciese una serie interminable de contradicciones que causan estupor como en un callejón sin salidas. Cuando la capacidad de razonar, soñar y sentir se ve amenazado por aspectos que casi siempre otros imponen con sus argumentos legalistas, es cuando notamos la contraposición que se confunde en lastre (o peso). La pregunta es, ¿Qué hacer? O ¿Cómo hacer? 

     A continuación, un articulo reflexivo de: “Las Contradicciones de la Vida” del Domingo, 20 de Enero de 2008, Mi Verdad, Tu Verdad, La Verdad. Veamos:

    “Con todo lo que vivimos hay momentos en que llego a la conclusión; que en muchas cosas en la vida, parecen realmente una contradicción. Hay quienes lloran de alegría; otros tras sus carcajadas ocultan un inmenso dolor, ¿Quién podría imaginar que está feliz el que solloza, y realmente sufre el que intenta dibujar una sonrisa en su exterior?...

     Un ciego logra ver más allá donde los ojos alcanzan a contemplar, y se puede decir mucho más con pocas palabras que intentando un discurso eterno en vano dar. Entiende más del amor, quien carece de inteligencia y destreza mental; que muchos que a todo le ponen razón y no logran escuchar ni comprender al corazón.

     Un amigo verdadero es el que si es necesario te hace llorar con la verdad y no el que te hace reír con hipocresía y falsedad. No te sorprendas si descubres que en silencio existe alguien que te sabe amar con mucha más intensidad, que aquel que quizás te lo ha dicho de mil formas e intentando demostrar. El que más promete, menos cumple; el que actúa a tiempo sin hablar por hablar, da testimonio de honestidad y responsabilidad.

     El regalo más pequeño quizás tenga más valor, que ese enorme obsequio que por su tamaño a muchos impresionó… Las apariencias engañan, todo a nuestro alrededor parece ser una contradicción. El que posee riqueza material, puede padecer más hambre de afecto y necesidad de calor de hogar; que aquel que nada tiene, pero que le abunda el amor y esa paz interior que le dan fuerza para seguir siempre adelante sin renunciar.

     Llega más lejos aquel que sin pies, aprende en sueño a volar; que quienes pudiendo correr y caminar, se rinde a la primera caída y creen que es imposible las metas alcanzar.

     En lo que a simple vista se ve imperfecto, se esconde realmente el toque de perfección de Dios; y aunque el tiempo que esperamos se nos haga eterno y el que queremos detener parece correr, no marcha a otro ritmo, camina igual en el reloj.

     Hay quienes no sabiendo leer ni escribir, saben conjurar en sus vidas el amor, mientras muchos letrados y universitarios no saben ni siquiera lo que significa el perdón. Cuesta demasiado creer que en lo más sencillo y pequeño que ha de existir, mucha grandeza y valor hay.

     Algunos sienten que Dios lo ha olvidado, por todo lo que les ha tocado pasar, lo que no saben es que en esos momentos de angustia y soledad, es cuando el amigazo más cerca ha de estar; así también lo que parece ser castigo o maldición, llega a ser realmente una gran bendición.

     El dolor si lo asumes con fe y paz, no deforma sino te va a transformar; asumes cada uno de tus momentos, no te estanques ni pretendas vivir sin contar con Aquel que por y con amor te ha sabido crear, para que seas feliz, aunque para lograrlo en la vida, haya también que llorar.

     Y así suceden a diario muchas cosas a nuestro alrededor, que nos cuesta entender y no tiene explicación, porque parecen ser una total contradicción.”      
(Tomado: http://oritunalmagigante.blogspot.com/2008/01/las-contradicciones-de-la-vida.html)

      Las contradicciones son solo eso, contradicciones, algo que a simple vista no tiene explicación, o razón, o procedimiento alguno; siempre estamos expuestos a ellas sin excepción alguna. Sea de la posición que sea, no importa que sea pobre o rico; blanco o negro; no importa la situación donde se encuentre, o en el lugar donde viva […] siempre le alcanzará la contradicción de una forma u otra.

     Cuando las contradicciones son (casi siempre) impuesta de parte de una verdad de otro superior, o que se quiere dar por sublime o algo parecido, es tiempo de actuar y reflexionar buscando una solución al conflicto planteado. Los opresores con sus mil mascaras están al acecho, tratando de dominar hasta sutilmente a los oprimidos, son los oprimidos los que quizás sufren más por no tener y ser desposeídos. Esta contradicción casi no se habla ni en la iglesia o la sociedad. Hay quienes se han acostumbrado a no tener su propia verdad, solo sigue la verdad de otro.

     La tricotomía mi verdad, tu verdad y la verdad […] es una cuestión de tratar de encontrar puentes que unan, hasta cuando esos puentes no puedan unirse en medio de la nada. Pareciese que se nos plantea una lucha de contrariedades a cada paso, es por eso que se debe luchar por conseguir esa libertad coartada. En muchos casos de la vida no vamos a encontrar un acuerdo lógico o sustancial. Quien no se atreve no vive, y quien no vive, no es libre, sino un subordina- do. Hay que sentir, reír y laborar en contacto con Dios que sigue siendo nuestra fe, esperanza y amor. Amar a Dios con todo nuestro ser, al prójimo contiguo y sobre todo a nosotros mismos para que tenga sentido de vivir aun en medio de la más controversial contradicción. Solo Dios nos podrá ayudar en este trance inexplicable e incalculable para meditar. (Paráfrasis).
             “…y todo lo que hagáis, hacedlo de buen ánimo…” Colosenses 3:23 

En esto pensad.

JAIRO OBREGÓN

FUNDACIÓN MISIONERA OBREGÓN

Correo: jairoobregon@yahoo.com
www.facebook.com/fundaobregonobregon/lasreflexionessemanariasde jairoobregon/muro/notas/ultimasnoticias

2012-07-29  11pm. San Francisco, Venezuela.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario