domingo, 9 de noviembre de 2014

¡HUELE A DINERO! EL “NEGOCIO” DEL CHIKUNGUÑA.






     En la entrega anterior, tocamos el tema que se ha convertido en común  denominador: “El Chikunguña” (en lengua africana) en nuestros poblados de América Latina y el Caribe, así, como en otras partes del mundo.

     Las cosas no pasan por desapercibido, en otras ocasiones las enfermedades derivada de animales como la “zoonosis” se ha desarrollado y expandido, y por supuesto, una mágica cura y solución que tiene sentido si se habla de dinero. Estamos hablando de la Industria Farmacológica a nivel mundial. Tal como pasa con los programas electrónicos de internet, se crea el virus con su antivirus. Eso pasa a cada rato, estamos familiarizados en lo digital. No es de extrañar para nada, que eso este pasando con el chikunguña, la enfermedad del hombre retorcido, lo que es igual decir, una artritis viral sea una invención de un cerebro escondido, que no da la cara.

     Recordando un poco con la fiebre “AVIAR” y del “H1N1”, de pronto se presentaron, contagiando a medio mundo. De la nada desaparecieron, y la cura la tenían a la vista, para ser comprada con celeridad. Luego, todos supimos que una importante marca de medicinas estaba en aprietos económicos y se recuperó en el mercado mundial. Así de no más.

     Las opiniones de los especialistas y médicos varían a cada rato, unos dicen que los mosquitos infestados (aedes aegypti y aedes albopictus) sirven de vectores al contagio, otros dicen que ha mutado el virus, desde luego, algunos lo afirman y otros lo niegan en la guerra de la información y desinformación. Lo que si vemos que ya se anuncia una vacuna para ser probada y comercializada con patente autorizado. Esa es la verdad oculta a nuestra modesta manera de ver.

     Aparte del Chikunguña, está sonando duro el Ébola con su carga muy preocupante y prestar mucha atención por parte de las autoridades de los países de la región por ser un virus mortal. Los países progresistas del ALBA están preparándose ante la llegada del virus. Sin embargo, sabemos que sigue siendo una zoonosis y que al no tener un sistema inmunológico sano por alimentarse bien, las medicinas y el aseo adecuado, es altamente peligroso. Sería bueno preguntarle al bolsillo sí, alcanza los “chavos”, “pesos” o “bolívares” para comprar la cura antes que se acabe.

     La Organización Mundial de la Salud, no proporciona nada o muy poco para prevenir y combatir estas epidemias para que no se convierta en una pandemia incontrolable. La OMS se calla la boca ante los grandes laboratorios. Esa es la verdad pura.

     La imaginación vuela, y es que la hacen volar, los grandes centros del poder mundial nos manipulan a su antojo y no nos queremos dar cuenta del negocio escondido detrás de estos virus que afectan a la salud para sacar jugosas ganancias con la desgracia ajena.  Reflexionemos, con la salud no se juega.

     Cada vez que aparece un virus “raro”, podemos asegurar sin temor a equivocarnos que a “alguien” bien escondido le está yendo mal, no le está alcanzando el dinero, o está en bancarrota, lo hablamos en nuestro idioma coloquial. No nos están diciendo la verdad, se crea la enfermedad y se crea la cura. No me causaría asombro encontrar un “mercado” de virus y bacterias en pasillo, y la solución medicinal en el otro. ¡Dios de los pobres! ¿Quién podrá comprar la salud?
    
JAIRO OBREGÓN

09/11/2014


Maracaibo, Venezuela

No hay comentarios.:

Publicar un comentario