sábado, 29 de diciembre de 2012

EL ALIENANTE CONSUMO EN NAVIDAD





     “Hace tiempo se cuenta, que había un campesino que tenía una vaquita que le daba leche, queso y mantequilla todos los días. Era muy pobre el campesino, y con lo que le daba la vaquita, lo cambiaba por trueque para conseguir algunos víveres para cada día.  El personaje en razón tenía una bella niña que quería realizar una fiesta religiosa, pero era muy pobre.

     Del otro lado de la aldea había un hacendado muy rico que tenía una hija esplendorosa con lujos y trajes finos traídos del exterior. E igualmente, también se preparaba para esa fiesta religiosa, sin embargo, estaba preparada con pompa para lograr su cometido.

     La niña pobre se puso muy triste, acongojada y lloraba porque quería parecerse a la niña acaudalada. El padre de la pobre, no sabía qué hacer, al ver que su niña estaba triste a punto de enfermar de dolor por ser tan pobre y desdichada.

     Ambas lograron realizar esa fiesta religiosa con alborozo y esplendor. Ese día era de alegría y belleza. La niña del hacendado con la niña del campesino, vistieron cada quien en su lugar.

     La niña del campesino hizo banquete, se vistió muy fino con un vestido precioso. Hubo comida, brindis y muchos dulces. Estaba tan alegre que se sentía que por ese día había logrado lo que tanto quería de verdad.

     Un religioso, al ver al campesino que no iba con la vaquita, le preguntó que había pasado, el campesino aturdido le confesó que su niña estaba triste a punto de enfermar, así que, vendió su vaquita que era su medio para vivir, para que la niña también fuera a cumplir con la fiesta devota.

     De esa manera la rica y pobre recibieron elogios y halagos en muy distantes parajes. Ambas compitieron por así decirlo, ganando la que tenía, y perdiendo la que no tenia ¿Qué les parece?”[1]

    Como han podido confundir una y otra vez para creer que hay seres superiores e inferiores por las diferencias de clases, es decir, nos hacen competir de manera desleal sin igualdad de condiciones. A veces, el pueblo pobre quiere competir sin lograr parecerse al pudiente. La cuestión no es que es malo lo uno y lo otro, lo alienante es, enloquecer a las personas, confundiéndonos para dominarnos con las marcas de sus medios.
         
     El enloquecedor consumo de las fiestas navideña cada año es muy preocupante por el lado que se vea. La gente autómata en esta última festividad del año, hace lo que sea para comprar de manera compulsiva, lo que necesita y lo que no necesita con exageración. Pareciese que lo más importante para ser reconocido es lograr tener muchas cosas, no interesando su costo muchas veces, el objetivo es, obtener para logra ser distinguido o distinguida.

     Los medios masivos de comunicación de las propagandas comerciales han penetrado sistemáticamente en las mentes de millones de personas en el mundo “consumista” de esta parte del mundo. La avalancha de información de las marcas, modas y estereotipos ha infectado hasta la saciedad la marcada inclinación al consumo desmedido. La gente compra y compra sin medirse. El esclavo moderno tiene que trabajar para comprar, sino lo hace, han fabricado medios del síndrome de la culpa. Para que esto no suceda, compra y consume.

    Apaga y desenchufa esos medios diabólicos del dios del mercado que esclaviza desangrando el bolsillo de millones de enredados. Necesitamos pensar diferente y ser verdaderamente libres. No al consumo desmedido. No a la locura de las modas, marcas y un sinfín de cosas.


“… ¿Por qué os afanáis?..” Mateo 6:28 VRV1960   
En esto pensad.

JAIRO OBREGÓN

FUNDACIÓN MISIONERA OBREGÓN




Twitter: @obregonjairo
Facebook: Fundaobregon Obregon
                                                          
                                            2012-12-27 horas: 10pm. San Francisco, Venezuela.






[1] Leyenda ampliada tomada de un párroco en Venezolana de Televisión.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario