miércoles, 17 de septiembre de 2014

¡LOS DOLORES CALLADOS!, ¿CÓMO HABLAN EN EL CUERPO?




     Todo está relacionado en la vida, el cuerpo, y las expresiones psicosomáticas de manera interdependientes. Las condiciones del espacio y tiempo afectan directa e indirectamente en nuestro andar y ser completo. Del efecto en que vivimos, sentimos, y experimentamos, son los dolores y malestares que padecemos. Todavía necesitamos comprendernos y observar que la capacidad de respuesta a nuestras quejas está en acción permanente con el perdón. Allí depende gran parte de nuestra sanación.
.
     Casi todas las culturas y religiones (incluyendo  nuestra tradición judeocristiana) tienen sus terapias de restablecimiento espiritual que conlleva a la curación y sanación. Sin embargo, la carga de culpa por todo, y en todo, por sus predicamentos y reglamentos,  hace que muchas gentes vivan confusas y enfermas, nuevamente, agravando su situación. No es mi intención clasificarlas o desclasificarlas, sólo paso a dar un método que ayude si fuese necesario a la sanación que es impedida por los complejos y miedos y culpas no perdonadas por nosotros mismos.

     El periodista Christopher Barguero publicó: “Cuando el cuerpo grita lo que la boca calla”, un revelador artículo que re—escribo en nuestro Semanario para una mejor comprensión y asimilación para el cuidado de la salud de forma holística. Veamos.

     Estoy convencido: para vivir plenamente, debemos aprender a escuchar lo que dice nuestro cuerpo. La primera vez que me percaté de ello fue el espectacular libro de Louise L. Hay “Sana tu vida”, luego, fui descubriendo en diferentes filosofías y tendencias sobre el pensamientos y crecimiento personal –como la metafísica, la programación neurolingüística, terapia Gestalt, theta healing, ressonance patter, reiki, bioenergía y hasta el yoga- se explica que,  aun cuando en algunos casos las enfermedades se deben a un gen, la mayoría de las personas sufren y padecen males porque, acumulan resentimientos, odios, cólera, furia, viven aferrados al pasado y a las ideas del pasado, cargan cólera, odio, tristeza, viven para complacer a los demás o según los patrones establecidos como correctos, no se aceptan así mismos y carecen de amor propio de manera incondicional, cargan sentimiento de culpa, frustraciones, resentimientos y demás emociones que surgen a través de los pensamientos que no controlan y llega un momento en el que el cuerpo dice, pues esto tiene que salir por algún lado y es a través de cantidad de síntomas o enfermedades, que no es más que el cuerpo hablando, porque aunque un medico nos revise y nos medique hay padecimientos que se prolongan y en buena parte puede deberse a que hay que ir a la raíz de lo que está provocando el mal para poder erradicarlo.

     …todos creamos nuestras experiencias a través de los pensamientos que decidimos hacer nuestros y a través de estos surgen los sentimientos que nos llevan a las acciones y de ahí los resultados. Sólo que muchas veces, al negarnos a que esto es así de simple como te lo digo, negamos nuestro poder culpando a otros de nuestras frustraciones. De hechos nuestra vida no es más que un reflejo de nuestro estado mental: si en nuestra mente hay paz, armonía y equilibrio, entonces nuestras vidas pueden solamente ser armoniosas, pacíficas y equilibradas. Y si tenemos pensamientos negativos ya sabemos qué es lo que pasa.

     Nuestro cuerpo es sabio y habla, por eso hay que aprender a escuchar qué es lo que nos quiere decir, para, desde ahí, ir a la situación que nos genera malestar sanarla y vivir sin hacernos tanto daño. Muchas veces el cuerpo grita lo que la boca calla, y es entonces la cosa estalla en situaciones nada agradables. Afortunadamente, cantidad de tendencias y hasta estudios médicos han confirmado que podemos prevenir o bien, sanar, si identificación –identificamos- la situación que ocurrió en el paso o los sentimientos que cargamos y que no nos permiten avanzar.

     De acuerdo con la parte donde se presenta el signo, habrá una explicación emocional para el mismo. Te explico que, quienes han estudiado el tema por años, afirman, ya que estoy convencido de que te vas a identificar con algunas de las causas:

     Por ejemplo muchas veces una gripa –gripe- representa lágrimas no lloradas o reprimidas y éstas buscan salir por donde sea; mientras que si te duele la garganta, es porque tienes cosas pendientes por decir, no eres capaz de comunicar tus aflicciones. El cuello representa tu flexibilidad como persona; el dolor en los tobillos, el avance y la resistencia que tienes ante la vida. Quienes usan lentes o tienen problemas para escuchar es porque cosas que ven o escuchas que no le son agradables. Los problemas estomacales hablan de la convivencia y además la habilidad para digerir las situaciones. Otra parte del cuerpo que recibe muchas de nuestras emociones es la espalda. Según los expertos, las molestias en la espalda baja usualmente reflejan preocupaciones económicas o sensación de falta de apoyo, la espalda alta cuando presenta molestias nos dicen que estamos cargando cosas que no nos corresponden.
    
      Más ejemplos: se dice tienes problemas con tus muslos es relacionado con lo que los demás esperan de ti o lo que crees que esperan los otros de ti; si la situación es con las pantorrillas, está vinculado a lo que yo espero de mí mismo. En el caso de las rodillas, tiene que ver con cómo articulo las expectativas internas y las externas, se dice también que es cuando tu orgullo no se doblega. Si se trata de los tobillos, la situación es cómo vinculo mis expectativas con la realidad; mientras más abajo relacionado con los pues –pies- habla del apoyo, soporte y equilibrio. Si te duele la frente, es relacionado con la manera en la que enfrentas el mundo. Los problemas con el corazón son relacionados con problemas emocionales básicos, de afecto primarios. Y depende de la manera en la que asimiles el mundo, sufrirás de problemas con los dientes y encías. El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan, las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas, la presión arterial, sube cuando el miedo aprisiona.

     Entre otros, se dice también que si acumulas un volumen excesivo en las caderas, quizás estés cargando con sentimientos de culpa o deseos de vergüenza o con un miedo residual a agresiones sexuales que convertiste en peso para protegerte..." (Sigue en una segunda entrega).


JAIRO OBREGÓN

17/09/2014

San Francisco, Venezuela.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario