lunes, 6 de enero de 2014

EL ENTRESIJO DE LOS REYES MAGOS.




     Desde hace mucho tiempo se viene observando ciertas incongruencias históricas—bíblicas que ha despertado la curiosidad de tratar de esclarecer las leyendas legendarias. Una de ellas se trata del “entresijo” – o si se está entre dicho lo que se dijo, algo así- con referencia a los famosos Reyes Magos. Es curiosidad que sólo el evangelio de Mateo lo resalta, no obstante, los otros evangelios de Marcos, Lucas y Juan no lo registran como tal. Esta discontinuidad abre un debate polémico que conducirá a desmitificar un poco acerca de los Magos del oriente.

     El Correo del Orinoco en su Portal Web precisó un comentario del tema en cuestión. Veamos.

     “¿Existieron los tres Reyes Magos? ¿Eran tres? ¿Eran reyes? ¿Eran magos? ¿Hubo algún hecho excepcional- más allá de lo que creen las y los millones de católicos [cristianos]- que alertara sobre el nacimiento de un ser excepcional? ¿Una estrella guió a los sabios hasta el pesebre de Belén tal día como hoy?

     Enrique Torres, jefe de la unidad de divulgación de la física del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y coordinador del programa “Conciencia Universo”, puntualizó que efectivamente hubo una conjunción planetaria: “Una conjunción de tres o cuatro planetas, muy relevantes”, como Júpiter, Saturno y Venus.
     Este, “es un tema muy interesante”, señaló Torres, en conversación con el Correo del Orinoco. “Hay un debate en torno a eso desde hace mucho tiempo, a nivel científico, a nivel astronómico”. El físico asegura que, desde el punto de vista histórico y teológico “por supuesto que existieron” los Reyes Magos. Para la astronomía “parece que existió algo que pudo interpretarse como la famosa estrella de Belén”.

     Torres acotó que se plantea, “Una conjunción planetaria, que ocurrió en unos años cercanos” a la época del nacimiento de Jesucristo. “Eran los sabios de esa época los que le dieron ese nombre en principio”, ya que por los astrólogos “se interpretaba el fenómeno refulgente como una señal del cielo, y después le dieron el nombre de estrella de Belén”.

     Se ha hablado también “de un cometa que pudo haber pasado”, pero “los cometas no eran señales de augurio; nunca lo han sido en el ámbito astrológico”, y por ello “no pudo ser un cometa la señal del nacimiento de un redentor para la humanidad”. En cambio, las conjunciones planetarias si lo son, y más en el caso de Saturno, Júpiter y Venus, precisó.

     Torres descartó la teoría de una estrella especial, como se planteó en algún momento; “No hubo ninguna supernova asociada a esa época” Aclaró que en el año 1054, “Hubo una supernova” registrada, al igual de más de 500 años más tarde.

     La idea de la conjunción planetaria ha sido empleada como argumento por algunos sectores – vinculados con la nueva era – como señal del advenimiento de un nuevo tiempo, “es la astrología la que da ese tipo de interpretaciones” , indicó, ya que para la astronomía “las conjunciones planetarias no son más que un espectáculo bonito”, sin incidencias en el destino de las personas.

     Otros datos apuntan a que Herodes el Grande, supuestamente involucrado en la matanza de niños para acabar con el salvador del mundo (en lo que se conoce como el día de los inocentes), había muerto en el año 1, señaló Jesús Morillo, asistente divulgador de la unidad del IVIC. Por ello cobra fuerza la tesis de que Jesucristo no nació en la fecha que la humanidad celebra.

     “La historia de los Reyes Magos es contada por muchos de aquellos textos que dicen estar inspirados por Dios y que, a partir de la expresión griega con que se señaló la buena nueva, son llamados Evangelios”, explicó el profesor de la Universidad de Florencia, Franco Cardini. Consultado por el Correo del Orinoco, Cardini recordó que la mayoría de la información “que poseemos de los Reyes Magos”  proviene de los llamados evangelios apócrifos.

     En una ponencia enviada a esta redacción, el docente italiano rememoró que se mantiene la tradición de que “los Magos eran Reyes”, que eran tres, que se llamaban Gaspar, Melchor y Baltasar; que viajaron en camellos y que regalaron al niño oro, incienso y mirra.

     Citó el texto de Mateo, según el cual los Reyes Magos vieron una estrella que les informó sobre el nacimiento de Jesucristo, esos Magos era una suerte de sacerdotes, astrólogos, puntualizó.

     “Hubo que esperar hasta el siglo VIII o IX para que los Magos fueran tres, pues hay evangelios en los que se habla de 4, 12, 40 o hasta 500”, aseveró.

     Cardini subrayo que, no obstante, el misterio permanece, porque Marco Polo habría encontrado los tres cuerpos de los tres monarcas.

     “Otro problema sería la estrella”, admitió, porque el cometa tiene “mala prensa” y se considera un presagio de desastres. Rememoró que Giotto di Bondone vio pasar el cometa Halley y que lo inmortalizó en el fresco, sobre la Natividad en la Capilla de la Arena, en Padua.

     “Lo que es seguro”, añadió, es que la riqueza de variaciones sobre la historia de los Reyes Magos es extraordinaria”. De hecho. “la leyenda de los Reyes son numerosas y arraigadas en el conjunto de Europa”, así como en América Latina, y son los monarcas un símbolo de protección para el pueblo” [1]

     Lo curioso que nadie sabe a ciencia cierta de donde proceden, quienes eran, cuántos  eran […] No obstante, este relato bíblico-añadido posteriormente- tiene un ingrediente de festejo, de arreglo, de compartir en familia como la última etapa de las fiestas decembrinas. Los niños y niñas son agasajados- en algunos casos- con regalos golosinas u otros obsequios.

     Si en algo queda claro- a nuestra manera de pensar- es “entresijo”, una leyenda bíblica atribuida a épocas que años y siglos después le dieron carácter religioso y doctrinario en las diferentes iglesias cristianas. Este es un mito o cuento para “párvulos” –pequeños (as)-que se puede orientar en consonancia con las creencias y culturas por lo menos en la América Latina y el Caribe.

     Lo importante es la gente con la gente, que celebremos, que compartamos los y las unas y otros. La vida es para compartir en paz y con alegría. Si la festividad lleva un nombre que se le atribuye a una tradición sana, entonces, vale la pena agasajarla en unión.


JAIRO OBREGÓN
06/01/2014
San Francisco, Venezuela.




[1] El enigma de los Reyes Magos sigue aún sin resolverse.
  Correo del Orinoco. Google.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario