jueves, 26 de diciembre de 2013

DEBATE HISTÓRICO DE LA NAVIDAD…




     Existe un fuerte debate del dilema de la navidad o natividad o nacimiento de Jesús en estas fechas del 24 y 25 de Diciembre de cada año. Esta fiesta tan controversial hace que existan varios bandos –por así decirlo- que entran en conflictos e incoherencias, donde sale ganando son los señorones del comercio injusto, los que marcan descaradamente las luchas de clases, es decir, quien tenga mucho dinero por encima de los desposeídos.

     Pero, ¿Cómo se originó ésta fiesta? ¿Cómo la podemos interpretar? ¿Quiénes la originaron? ¿Qué vamos hacer con el mito antiguo? ¿Qué pasará con la diversidad cultural que mantiene esta fecha? Son muchas las preguntas y son pocas las respuestas en torno a este tema que unos celebran, otros lloran y los otros denuncian.

     Dos Milenios se dice fácil, hablar de Dos Mil años por lo menos es de pensar. Sin embargo, para algunos estudiosos esto se originó en fechas mucho más antiguas, cuando después de la narrativa bíblica del diluvio y la nueva descendencia de Noé y sus tres hijos Sen, Can y Jafet. Es el libro del Génesis quien relata que después del diluvio –universal- un célebre personaje dominó la esfera llamado Ninrod que llegó a ser el primer Emperador de varios reinos, incluyendo el babilónico.

     Esta leyenda muy vetusta refiere que hubo una mujer esposa del Emperador llamada Semiramis, la cual fue conocida por varios nombres en las diferentes culturas, tuvo un hijo a quien llamó Tammuz, que fue concebido de manera sobrenatural y que éste niño era el salvador del mundo. La curiosidad estriba en que nace según el calendario gregoriano en la fecha del 25 de diciembre en compensación de su padre que estando ya muerto, Semiramis lo concibe en el espíritu, por lo tanto, su nacimiento tenía un significado para la época llena de cuentos y leyendas en la tradición oral hasta el día de hoy. Más o menos estos fueron los comienzos de lo que hoy festejamos como la navidad.

     Según los judíos –que aceptan a Jesús como Mesías- el nacimiento se dio en una celebración llamada la fiesta de las ¡Cabañas! Donde recuerdan cuando ellos estuvieron en el desierto por cuarenta años con Moisés. La fecha es también controversial porque se originó dicho nacimiento entre los meses de Septiembre—Octubre aproximadamente. Para los judíos la navidad como tal no existe, es una fiesta de occidente atribuida después del Imperio Romano. En los evangelios de Mateo y Lucas da unas pistas de esta aseveración histórica. Jesús nace después del nacimiento de Juan el Bautista seis meses después.

     E incluso, los musulmanes –por lo general- tienen la idea del nacimiento y sugieren varias fechas como el 19 de abril, 20 de mayo, 6 de junio, 17 de noviembre y también el 25 de diciembre. Lo que sí aducen es que fue la Iglesia de Roma y algunas otras Iglesias de Occidente, en el año 354 gregoriano (siglo IV de la era cristiana), decidieron poner el 25 de diciembre como día del nacimiento de Jesús. Acotan que para ellos la fecha no es tán importante sino la persona de Jesús como Profeta, pero que no es el hijo de Dios.

     La Navidad o Nacimiento de Jesús es la mayor fiesta que se reconozca del cristianismo y la cristiandad. Es de notar que todas las confesiones cristianas –los principales- católicos romanos, cristianos ortodoxos, cristianos protestantes y cristianos pentecostales creen en la navidad el 25 de Diciembre en pesebre donde estaba José y María en la celebración tradicional. Esta fecha emblemática acoge a toda la diversidad cultural entretejida con las expresiones que cada región le ha querido dar. Ejemplo de ello que se adornan objetos con motivos de nieve cuando hay pleno calor.

      A nosotros los Latinoamericanos y Caribeños esta fiesta navideña es traída por la imposición colonial que también se entremezcló con las tradiciones indígenas y negras en el mestizaje multi—étnico y pluri—cultural. Las características en cada región de Nuestra América son sorprendentes. Sin embargo, recuerdo cuando niño que pude leer un calendario: 25 de Diciembre día del dios sol. Algo que recuerdo como el día de hoy. Mucho tiempo desde púes me encontré con otras realidades.

     Lo que sí debemos aclarar que la navidad como tal la que conocemos hoy día se le debe a la Coca Cola y las marcas comerciales que le dieron el carácter familiar y el deseo desenfrenado del consumo desmedido cargado de una sociedad enferma de comprarlo todo a cuesta de lo que sea, sin importar lo que cueste. Esta tendencia casi generalizada castiga a quienes no pueden competir por los que compran más. Esta manía descontrolada de poseerlo todo esta ensillada en la psiquis de las personas, es un tema de salud pública, porque se ha convertido en una pandemia que mata los valores humanos en nombre de la tradición y de Jesús. Aquí en Venezuela las cosas pueden alcanzar hasta un 10 Mil por ciento en estas fiestas sobretodo. La civilización occidental es el sello del consumo. El dios dólar lo compra todo. No importa venderle el alma al diablo con tal de comprar. A esto le llaman navidad.

     El colmo es que en la avalancha de propaganda se dice que Jesús es el motivo navideño, sin embargo, es Papá Noel o Santa el principal protagonista de la navidad. Esto es una inconcurrencia para los niños que le dicen una cosa, cuando en verdad es otra muy diferente.
     En resumen, aun cuando todo lo expuesto tenga su relevancia histórica no pretendemos ser unos literalistas.  En verdad a ciencia cierta no se sabe cuándo nace Jesús el campesino palestino. Los partidarios a que se celebre, en tal o cual fecha, están entretejidos en el trascurrir del tiempo. Lo que sí es obvio, a nuestro parecer que Jesús no nació en diciembre como nos inculcó el catolicismo romano, europeo y estadounidense, es decir, el hemisferio occidental. A este parecer, tenemos reservadas nuestras apreciaciones al respecto. Si, Jesús, hubiese nacido en esta temporada de invierno se hubiese congelado sus padres al pasar el desierto. Esto no es una falacia, es un veredicto bíblico.

     En consonancia las diferentes espiritualidades culturales a las que debemos observar respetando la originalidad de sus propuestas “nativitivas” –si me permiten tal expresión- son válidas desde el punto de vista de concordia y confraternidad. Este Tercer Milenio de los Cristianismos deben ir en prosecución hacia un nuevo paradigma de la fe y la practica cristiana en el devenir de los tiempos.
 
     La humanidad está entrando en una nueva cosmología cuántica donde los mitos y leyendas deberán dar pasos agigantados a lo que se perfila un re—encuentro con la naturaleza en ese Dios que es posible. Que lo llena y completa todo y por todos. 
 
     Así, que, hermanos todos y todas celebremos con alegría de corazón por la vida, por los que están a nuestro alrededor,  sin distingos de ninguna naturaleza, sin egoísmos no haciendo acepciones de personas. Cantemos, bailemos,  comamos, bebamos –sin perder los estribos- todos en una misma convicción de amor, que sobrepasa todo entendimiento.

     Lo más importante, es la gente misma. Su gentilicio propio. El carisma que trasmiten. Las fiestas son el vehículo para encontrarnos en paz y en amor. La alegría está en el corazón que rompe las cadenas e impulsa al bien común. Donde todos y todas cabemos en nuestra Madre Tierra-

     FELICIDADES



JAIRO OBREGÓN.
   25/12/2013.
San Francisco, Venezuela.
    


No hay comentarios.:

Publicar un comentario